//Una ciencia inexacta: Evaluación del riesgo de bioseguridad

Una ciencia inexacta: Evaluación del riesgo de bioseguridad

Una ciencia inexacta: Evaluación del riesgo de bioseguridad

En noviembre de 2001, una mujer de Nueva York, de 57 años, mostró signos de malestar, vómitos, dolor de cabeza y fiebre. Cinco semanas después, su enfermedad fue identificada como una infección de Brucella, causada por una muestra clínica procesada en el laboratorio donde trabajó sin las precauciones adecuadas (Noviello, et al., 2004).

Un hombre de Chicago fue evaluado en septiembre de 2009 con fiebre, dolor de cuerpo y tos. Tres días después, una ambulancia lo llevó a una sala de emergencias local donde ingresó por empeoramiento de los síntomas. Menos de un día después murió. Durante la siguiente semana se determinó e informó que el hombre había muerto a causa de una cepa atenuada de Yersinia pestis, el microbio responsable de la plaga (Ritger, MD, et al., 2011).

En ambos casos, se encontró que los trabajadores de laboratorio estaban en riesgo y sucumbieron a las infecciones con los mismos peligros que debían manipular. Las evaluaciones de riesgo y los controles que promueven buscan reducir la posibilidad de tales Infecciones adquiridas en el laboratorio (IAL).

La realización de evaluaciones de riesgos es una de las funciones más importantes de un oficial de bioseguridad o de un gerente de laboratorio. Este proceso de varios pasos forma la columna vertebral del Plan de Bioseguridad de un laboratorio de microbiología, los Procedimientos de Operación y, si se realiza a tiempo, incluso el diseño de las instalaciones. 

Debido a la naturaleza misma del trabajo en los laboratorios, se están introduciendo continuamente nuevas variables. Esto hace que cualquier plan estático sea inefectivo. Para mantener políticas de seguridad superiores y continuas, las evaluaciones de riesgo y los planes de seguridad de la biotecnología deben ser programas dinámicos y vivos; No solo ejercicios mundanos.

Evaluación de riesgos

El proceso

En términos de analizar las prácticas de un laboratorio, el propósito de este proceso es predecir la probabilidad de efectos adversos que puedan resultar de cualquier exposición a riesgos para la salud, que involucre la identificación y el control de peligros. Cualquier evaluación de riesgos puede reducirse a un proceso de 5 pasos.

  1. Identificar todos los peligros potenciales
  2. Basado en probabilidad y consecuencias, priorizar el riesgo.
  3. Decida la mejor manera de reducir el riesgo a un nivel aceptable
  4. Diseñar e implementar el plan.
  5. Evaluar continuamente el plan.

Interacción dinámica

Las 5 p

Patógeno, Personal, Lugar, PPE y Procedimientos; estas son las cinco facetas que son fundamentales al realizar un análisis de evaluación de riesgos. Cada aspecto interactúa con el otro para determinar el nivel o riesgo y los controles necesarios para disminuir los riesgos para la salud.

Comprender estas dinámicas y su interconexión es el corazón de una evaluación precisa para un oficial de bioseguridad. «La bioseguridad es una ciencia inexacta, y el sistema de agentes y actividades que interactúa y las personas que los realizan cambian constantemente», (Fleming & Hunt, 2006). 

Tríada de evaluación de riesgos

Como ya se dijo, la evaluación de riesgos no se basa únicamente en «parámetros científicos medibles», sin embargo, hay tres componentes básicos (Figura 1) que constituyen la tríada básica de evaluación de riesgos de bioseguridad; Agente biológico, huésped y medio ambiente (Johnson, 2001). Sin embargo, cada uno de estos mecanismos está compuesto por sus propias variables dependientes.

DESARROLLAR UN PLAN

Agente biologico 

Al analizar los riesgos asociados con los agentes biológicos, hay facetas de múltiples niveles a considerar. Estos aspectos incluyen:

  • Patogenicidad
  • Virulencia
  • Estabilidad en el medio ambiente.
  • Dosis infecciosa
  • Ruta de transmisión
  • Resistencia a la profilaxis.
  • Disponibilidad de profilaxis.
  • Rango de host
  • Comunicabilidad
  • Volumen y Concentración
  • Tipo de Manipulación (Procedimientos)

El propósito es identificar y comprender los activos y recursos biológicos clave del laboratorio. Con esta información, el Oficial de Bioseguridad puede comenzar a evaluar los riesgos asociados con cada peligro.

Anfitrión / Personal

Una vez que se identifican y priorizan los riesgos, se debe establecer una comprensión clara de los recursos humanos del laboratorio. Esta parte del análisis se divide en tres categorías principales; Susceptibilidad individual, controles gerenciales y controles ocupacionales. 

Los controles de gestión y ocupacionales generalmente se manejan a nivel ejecutivo, mucho antes de que un Oficial de seguridad de la biotecnología comience la evaluación de riesgos (o puede ser exigido por las directrices locales, estatales o federales). La susceptibilidad individual, por otro lado, está forjada con variabilidad, y la dinámica más común para descomponerse. Existen dos factores:

  1. Factores de riesgo personal, como condiciones / estado médico, edad, entrenamiento, fatiga, inmunizaciones, educación, experiencia, etc.
  2. Factores de riesgo psicológicos: incluida la percepción de riesgo y seguridad, atajos, complacencia, hábitos, etc.


Ambiente

Identificar los peligros y comprender las consecuencias de los riesgos es la parte fácil. Lo que queda es el establecimiento e implementación de controles para mitigar esos riesgos. Esto puede ser de forma libre; puede ser examinado desde adentro hacia afuera (comenzando con el propio Laboratorio, moviéndose a cuartos adyacentes, pasillos de acceso, el edificio y luego la comunidad, o viceversa). En cualquier caso, el análisis ambiental debe realizarse sistemáticamente y luego revisarse por pares. Es en esta etapa que se diseñan y seleccionan los controles de ingeniería (equipo de seguridad y diseño de instalaciones), los controles administrativos (capacitación, SOP, señalización, etc.) y PPE. 
 
Por último, ejecuta el plan.

Manteniendo el Plan Vivo

El paso final del proceso de evaluación de riesgos nunca termina; evaluación. Al igual que cualquier programa de buena calidad y control de calidad, el proceso debe ser monitoreado, las desviaciones registradas y las investigaciones realizadas con atención al análisis de causa raíz (RCA), que culminan en acciones correctivas. La auditoría periódica del plan y los procesos puede identificar de manera proactiva las brechas en la cobertura y mejorar el sistema, posiblemente evitando una desviación o ocurrencia. “Las observaciones de las prácticas de seguridad individuales, la operabilidad del equipo de seguridad y el cumplimiento de las reglas de seguridad deben formar parte de la auditoría” (Adelberg, et al., 1989).

Conclusión

El núcleo fundamental del programa de seguridad de cualquier laboratorio comienza con la evaluación de riesgos y termina con la responsabilidad del trabajador. No existe un proceso formal para la evaluación del riesgo de bioseguridad, sin embargo, cualquier enfoque sistemático se centra en los mismos rasgos y se basa en la misma premisa. La evaluación de riesgos tampoco es una proposición objetiva «en blanco y negro», a menudo requiere un juicio personal basado en factores humanos, culturales y pronosticados.

A pesar de estas barreras, un plan de bioseguridad revisado meticulosamente, a través de este proceso, tiene la capacidad de hacer que los procesos y agentes más peligrosos sean «relativamente» seguros. 

By |2019-07-31T19:33:53+00:00julio 31st, 2019|Sin categoría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment